sábado, 12 de enero de 2013

Cuando la trampa es volver a su consenso de la Transición

Uno de los mayores peligros de la crisis es que salgamos de ella sin haber aprendido la lección, sin haber hecho las reformas de todo lo que funcionó mal desde el principio, desde la Jefatura del Estado hasta el concejal de cualquier aldea. No nos engañemos: España es un paraíso para los corruptos, porque la Justicia –perdón por llamarla así- está controlada por los mismos poderosos que han hecho de ésta vieja y gran nación un paraíso para la estafa.

Y no repetiremos aquí el tópico que hemos llegado aquí porque tenemos lo que nos merecemos. Nadie lo merece. Al contrario. Porque eso hubiera sido así si hubiera habido libertad. Pero ya hemos demostrado muchas veces que los cabecillas que controlaban el Régimen de Franco en los setenta prepararon el terreno para seguir dominando las estructuras de poder del nuevo Régimen, bajo la cantinela de que ellos habían traído la democracia.

Y ese es nuestro mayor peligro: que un Rey en sus horas más bajas y con los peores amigos; que un dícese periodista que intentó ser Ministro de Cultura cuando el autogolpe del 81; que un censor franquista desde un poderoso grupo de comunicación; que un amigo de los nacionalistas; que un anti Juez que revisa tiempos pasados mientras defiende tiranías presentes; que una agrupación por la anticultura siempre subvencionada se manifieste con la ETA; que un ladrón presidente de una multinacional española que coloca a conocidos corruptos; que un par de ex presidentes multimillonarios que pontifican por el mundo;  que todos los apoyos mediáticos de la ya conocida como casta parasitaria responsable de la situación actual –casta sindical, empresarial, política y mediática- nos intenten vender la moto de que hay que volver a los consensos –más bien apaños- de la Transición. Porque eso significa mantener la raíz del problema: la falta de libertad, el socialismo radical para los ciudadanos sometidos mientras los poderosos disfrutan de un capitalismo de amigotes.

Ya no dan para más: esa generación que desfiló el otro día por La 1 –la quinta de Juan Carlos-  no puede presumir ya por un momento más –sin hacer el ridículo- de haber traído una democracia: –“ése modelo de Estado que nos dimos los españoles”- que es una ruina, un fracaso, un muro por donde la libertad no puede entrar y la garantía de la disgregación de la Patria. Ni siquiera son capaces de cumplir ésa Constitución cuyo desprestigio viene de quienes dicen defenderla, de la misma manera que pervierten la democracia diciendo que éste sistema repugnante, injusto, socialista y antinacional es un sistema democrático, un Estado de Derecho garante de las libertades. No valen ya sus batallitas inventadas. Nosotros somos otras generaciones que queremos una España mejor y fuerte, donde no sea un privilegio atacar la unidad de la Nación y donde no pagar una multa de tráfico sea un delito peor que los miles de millones estafados por los líderes de CiU o de cualquier partido… Pero nos volverán a engañar. Tienen mucho poder. El Club Siglo XXI ha organizado una serie de conferencias para hacer balance de una Transición que ha sido “tan positiva”, dicen. Pues si ya concluyen que ha sido positiva sin dar posibilidad a la autocrítica, ¿para qué perder el tiempo haciendo balance? Si a los ojos de todos está el desastre…

¿Por qué tan pocos periodistas se han atrevido a cuestionar todos estos puntos? Y ¿por qué los que lo hacen, lo han hecho después de haber llegado a éste estado de las cosas? Amigos, esto da para otro tema: es cosa de logias…Pero tomen nota: desconfíen de quienes les digan que hay que volver al consenso, “a la alta política de la Transición” (Juan Carlos I en Navidad), de los que como Bono y Zaplana –querían forrarse con la política y lo han logrado, Dios los cría…-  hoy montan una Fundación por la Constitución, de quienes dijeron tantas veces que las Autonomías eran garantía de progreso –las mismas garantías que tus ahorros en acciones de Bankia-… No se fíen. Tampoco de los dicen que defienden ahora lo público sólo porque no gobierna su secta. Algunos, de lo público, han hecho el mejor negocio privado de su vida. La solución está en cada uno: no se traguen las mentiras del consenso,  luchen por la verdad porque entonces la libertad se dará por añadidura. Toca la batalla de las ideas.

9 comentarios:

  1. Tremendo como siempre en la exposición de tus acertadas reflexiones, admirado Blas. Claro como el agua y capaz de suscitar en aquellas mentes, aún cerradas, la intención de reflexionar sobre algo tan trascendente por lo necesario y, por ello, muy importante.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Toda la razón, pero pocas esperanzas fundadas de que la gente reaccione bien y no entre, por segunda vez, en el juego, haciéndoles el juego, pues con casi 40 años de mala formación con cada vez peores leyes de educación y peores planes de estudio, las nuevas generaciones han sido privadas casi por completo, de la capacidad de pensar por sí mismos, quedando a merced del todopoderoso aparato de propaganda de la casta masónico-socialista.

    Y ese aparato, lleva también décadas machacando la moral pública y privada, remachando así el clavo. Además, los referentes de la juventus son indivíduos degenerados, pertenecientes a la casta, desde politicuchos revolucionarios de salón a actorzuchos de la ceja; con estos faros ¿a qué puerto puede arrivar la juventud española, sino al que la dirijan mediante las consignas socialistas?.

    Hace falta un milagro, solo con medios humanos lo más que podemos hacer es resistir hasta el final, pero poco más.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ambos. Debemos despertar al personal.

    ResponderEliminar
  4. Los políticos tratan de controlar la situación reinventando una nueva e imposible transición para de esta manera perpetuar la partitocracia llamada democracia, estado frustrado que no da para mas, intentan colar que todo el problema radica en la falta de consenso, antes llamado pasteleo o chanchullo ) entre los dos grandes partidos y los nacionalistas y que la solución pasa por hacer un nuevo pasteleo que les devuelva el supuesto crédito que la sociedad dio a la malhadada transición, pacto contra natura entre golfos, abyectos, nacionalistas, neo Rojos y antiguos miembros del Movimiento reconvertidos en Demócratas de toda la vida , situación que en ningún caso es renovable, en este momento la mugre nos llega al cuello y nada ni nadie va a parar el creciente deterioro de la sociedad , en 1976 los sinvergüenzas que hicieron creer a los españoles que ellos eran la continuidad de la estabilidad que el régimen de Franco había dado a España y aprovechándose de la ingenuidad de los españoles se adueñaron del santo y la limosna, se repartieron España y... VIVIR.
    Ahora la cosa es bien distinta, la estabilidad social pende de una clase social, la media que se esta hundiendo a toda velocidad, NO hay unión entre las gentes y las tierras de España, la economía es desastrosa, las autonomias regímenes políticos supeditados a las chaladuras del loco o del ladrón de turno, la Unidad destruida, el idioma perseguido, los principios arrumbados, la ética proscrita y las instituciones desacreditadas ¿ En que o en quien van a basar esta vez el famoso espíritu de consenso? Todo esta vendido, todo esta prostituido , ya no hay nada de nada, solo un futuro incierto y un presente penoso y esa no parece base bastante para poner de acuerdo ni a los siete niños de Ecija.
    España solo tiene una salida, cerrar este chiringuito y volver al estado unitario, terminar con las autonomías y sus desmanes, meter en la cárcel a todo aquel que se haya excedido en el cumplimiento de sus funciones y rehacer la democracia con bases solidas, en las que la igualdad ante la ley, el trabajo y la Justicia sean la base y el sostén de la sociedad, en la que los principios éticos sean reconocibles y exigibles, en donde la mentira, la falsedad, el separatismo y el nepotismo sean perseguidos como lo que son, delitos execrables, en donde los políticos esten al servicio de los españoles, no al contrario y en donde de nuevo sea un orgullo ser español.
    En definitiva hay que hacer de nuevo la España democrática, de punta a cabo.
    http://lapoliticadegeppetto.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  5. La transicion la hizo franco desde el fin de la guerra hasta su final vital. Tras su muerte vinieron los chalaneos a lo que han dado en llamar transicion lo cual es falso. Aquello solo fue el reparto de la tarta, el que hay de lo mio. Y el resultado final ha sido un estado fallido.
    Srt

    ResponderEliminar
  6. La "ejemplar transición" es ejemplar porque ha cumplido los objetivos para los que fué "montada": timar a los españoles dándoles un sucedáneo de lo que debe ser una democracia decente. Hay que reconocer que ha cumplido con creces sus objetivos y además ha derivado en una cleptocracia, haciendo posible que cualquier impresentable, casi todos nuestros políticos, no solamente nos gobierne sino que nos esquilme con la aquiescencia de muchos papanatas. Dejo aparte la monitorización desde algún o algunos servicios de inteligencia extranjeros que han seguido y siguen con deleite toda esta deriva y la ceguera de muchos españoles ante lo "self-evident". Ojalá esta crisis económica haga descubrir las otras crisis a muchos . Para impedir ésto ya se están moviendo fichas con consensos y pasteleos para procurar que el timo continue unos años más, hasta que todo quede devastado, rapiñado y a precio de saldo, incluida nuestra dignidad personal y patriótica.
    Un saludo muy cordial

    ResponderEliminar
  7. Le sigo desde hace poco Blas y tengo que decir que comparto sus ideas y opiniones, es un placer leerle. Por otra parte, me gustaría saber que opinión tiene del partido político UPyD en particular.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, gracias por leer y participar con su comentario. Me alegro de que coincidamos.
      UPyD me parece bien en cuanto opción de izquierda moderada y españolista -aunque esto no esté del todo claro por su defensa del federalismo-. Es evidente que no compartio muchas de sus posiciones pero ilusiona pensar que en España hubiera una izquierda que no odiara a la nación -como es habitual-. Lo soprendente de UPyD es que está creciendo sobretodo gracias al desprestigio del PP.

      Espero haberle respondido como merece. Un saludo.

      Eliminar
  8. Todo un placer, haber llegado hasta aquí y, conocer tu blog.
    Ya tienes una nueva seguidora.
    Un beso
    Nela

    ResponderEliminar

Por favor, deja tu comentario y valora esta entrada, tanto si estás de acuerdo como en desacuerdo.