lunes, 21 de julio de 2014

LO QUE AYER SE HABLÓ DE VOX EN YA ES DOMINGO RADIO INTER

Hola, os recomiendo escuchar el editorial de Almudena Negro de anoche en YA ES DOMINGO Radio Inter en el que colaboro. Almudena Negro informa sobre la crisis interna provocada en VOX por un personaje que fue del PSOE y también recomiendo escuchar la parte de la tertulia que dedicamos al proceso de debate y votación de estatutos de VOX el próximo 26 de julio.

Editorial Almudena Negro sobre la crisis interna a partir minuto 2.

Tertulia donde hablamos de la situación y debate en VOX, donde intervengo, a partir de la 1 hora y 11 minutos.


AQUÍ PODÉIS ESCUCHAR EL PROGRAMA





miércoles, 16 de julio de 2014

Lo que al final apoyaré en los estatutos de VOX y por qué



A pesar de que siempre he vivido de cerca la política, por familia,  por educación y por lo mucho que me interesa, nunca antes había tenido una experiencia de participación política tan intensa como la de estas semanas previas al debate de los estatutos de VOX que se votarán en la asamblea del próximo día 26 de julio. He aprendido mucho de este original ejercicio de democracia interna aprovechando las facilidades que para la comunicación aportan las nuevas tecnologías.

Gracias a este fenómeno, he podido mantener y escuchar debates de fondo con numerosos afiliados de VOX. He podido comprobar el alto nivel de formación de muchos militantes, el apasionamiento por España y la Libertad, las ganas de trabajar, la preocupación por los problemas actuales que sufrimos los españoles en concreto y en general toda la humanidad y, con más énfasis debido a la cuestión a tratar, la importancia que muchos damos al artículo 23 que permitirá elegir al gobierno de VOX. 

Aquí he compartido mis reflexiones en las últimas entradas. Como decía, ha sido tiempo de debate, de aprender, de escuchar. Por ello, ha resultado normal que en este proceso uno haya ido viendo las ventajas e inconvenientes de las diferentes propuestas. Apoyé en un principio la enmienda al 23 de Javier Román que buscaba un gobierno unido, puesto que parecía arriesgado mantener los apaños actuales que tanta división, ineficiencia y confusión ha generado. Ahora ha aparecido una enmienda de Luz Trujillo que creo que mejora aún más el gobierno de VOX porque propone la elección de un presidente por el total de los afiliados y he decidido apoyarla con mi voto. Os explico mis motivos:

La enmienda de Román que propone la lista de 12 cerrada seguía suponiendo un riesgo si hay un acuerdo previo a las elecciones entre diferentes intereses. Como el militante no conoce esos acuerdos previos, corremos el riesgo de traicionar la democracia interna. Un líder elegido por todos los afiliados tendrá libertad de nombrar a su equipo y libertad para dirigir el partido sólo atendiendo a los afiliados, que son los que le han elegido. También será responsable. Además, por puro sentido común, se evitan riesgos de división y de falta de transparencia porque el militante sabe a quién vota realmente: a una persona concreta. Algunos creen que el hecho de que podamos elegir a más personas es más representativo o democrático, pero eso no es cierto. Por ejemplo, si miramos a lo que acaba de hacer el PSOE me parece que no hay motivo para esa objeción. El PSOE ha elegido a un líder por mayoría de votos de los afiliados que será quien dirija el partido y en todos los ámbitos se comenta lo beneficioso que ha sido para los socialistas este proceso electoral.

He visto que Javier Román ha retirado su enmienda al artículo 23 que ya contaba ya con cerca de 100 apoyos y ha pedido apoyo para las enmiendas de Luz Trujillo que se formula para elegir a un presidente. Es absolutamente lógico puesto que los argumentos para la enmienda de Román se hacen aún más poderosos para defender la de Trujillo. Es lo que finalmente voy a apoyar porque creo que es lo mejor para que VOX pueda continuar y crecer para hacer algo grande por España. Os animo también a hacerlo, es una cuestión fundamental.


Os dejo los enlaces a las enmiendas de Trujillo:



Además hay otras enmiendas que he apoyado:







martes, 15 de julio de 2014

VOX, liderazgo y democracia interna



Es tal la desorientación general y el descontento dominante hacia la política, que les va a sorprender la siguiente afirmación: a nadie interesa más el pasotismo hacia las cuestiones públicas que a quienes aspiran a imponer su totalitarismo  sin posibilidad de oposición.  En efecto, fue el filósofo de la historia inglés Toynbee quien dejó clara la cuestión: El mayor castigo para quienes no se interesan por la política es que serán gobernados por personas que sí se interesan. También, en este sentido, conviene recordar la división interna como causa del fracaso de muchas tareas comunes: hay expertos en crearla.

La constante sospecha, los políticos repugnantes, los relativistas que carecen de principios, los abundantes traidores o la corrupción que todo lo invade no pueden acabar con nuestra esperanza. Necesitamos responder a los desafíos. Tenemos que actuar. La política es compleja, arriesgada pero sigue siendo una de las mayores tareas que uno puede hacer por los demás. Puestos a citar, viene al caso esta sentencia de Cicerón, político de Roma: Los hombres se asemejan a los dioses cuando hacen el bien a la humanidad. Por tanto, debemos implicarnos, no debemos pasar de los asuntos, pero tampoco podemos caer en un exceso de sospecha que imposibilite la acción política por las divisiones que provoca.

En VOX han confluido numerosos españoles con con ganas de dar la batalla para defender España, la libertad y sus principios más elementales frente a la imposición del pensamiento único de la izquierda. En esta iniciativa nos hemos juntado gentes preocupadas por el momento presente. Personas con diferencias, pero todas, salvo ciertos infiltrados bastante ruidosos pero muy escasos, alrededor de un Manifiesto Fundacional que marca los principales retos del partido. 

Ahora VOX se encuentra, hasta el día 26 de julio, en una fase de debate interno muy importante: se trata de concretar los estatutos que regirán su funcionamiento interno. Me he posicionado a favor de facilitar la elección de un gobierno cohesionado y fuerte que permita asegurar los principios y crear una organización eficaz. Hay muchas formas de lograr esto. Algunos creen que sólo un sistema asambleario obedece a las leyes de la democracia. No es así, y además resulta completamente ineficiente: de hecho es el caos. He leído enmiendas de lo más absurdas y hasta hay afiliados que en nombre de la democracia interna solo quieren asegurar un trozo del poder y dicen que si no gana su opción se van del partido...

VOX necesita liderazgo y unidad si quiere sobrevivir. No se opone a la democracia, al contrario la garantiza, un sistema de elección de un líder que tenga libertad para dirigir el partido, sin tener que responder de pactos previos que buscaron repartir o asegurar el poder. Tampoco es menos democrático un sistema que permita elegir al gobierno completo directamente. Creo que estos puntos son clave. Y conviene reflexionar. Algunos creen que hay que elegir independientes para controlar al ejecutivo, sin comprender que en un sistema democrático sano no se opone gobierno fuerte y control del mismo en otra institución distinta y con otro sistema de elección.

El líder o el gobierno deben poder gobernar con tanta transparencia como libertad y ahora, en el momento presente, entiendo que solo puede hacerse o por elección directa del presidente o por elección directa del gobierno completo en una lista cerrada. Sinceramente prefiero el sistema presidencialista y sería deseable que VOX tuviera ése sistema de gobierno. El resto de sistemas propuesto tienen un tufo a apaño, a reparto del poder ajeno a los intereses de los afiliados y desde luego ni son transparentes ni permitirán un liderazgo como el que urge. Creo que la mayoría de los afiliados que quieren que VOX salga adelante para ofrecer esperanza e ilusión a millones de españoles lo tienen claro.

lunes, 14 de julio de 2014

¿Cómo debe ser el Gobierno de VOX?



Con el argumento de que es "lo más democrático" suelen colarnos el apaño del consenso, tal y como pasó durante la Transición política española. No es nada extraño, por tanto, que algunos miembros de VOX, formados políticamente en esos tiempos remotos, hayan diseñado unos estatutos desde esa óptica: un sistema que permita estar contentos a los que quieren mandar sin importar demasiado qué ocurre con los gobernados. 
Como comentamos en la última entrada, un proyecto común que ahora sufre fuertes disensiones sólo verá despejado su camino si logramos tener un gobierno unido, cohesionado, enfocado en aclarar lo que hasta ahora sigue confuso, capaz de generar la ilusión del primer momento para contagiar ganas de hacer algo importante por España.
Hay enorme interés en muchos ambientes en que VOX se consolide. Para eso trabajamos. Pero también hay mucho interés, en otros ambientes, también de dentro, que están haciendo todo lo posible para que VOX desparezca. Por eso VOX necesita ser liderado con total transparencia y no puede perder más tiempo en discusiones internas. ¿Acaso Aznar no logró el poder después de someter al PP? ¿Acaso Rajoy no está dinamitando el PP por hacer justo lo contrario? Necesitamos un liderazgo real que pueda poner a funcionar de forma eficaz un partido que para nada ha fracasado, porque desde 1979 nadie ha sacado 245.000 votos a la derecha del PP. Por tanto, hay mucho que hacer si sabemos donde estamos y fijamos claramente nuestros objetivos. El liderazgo fuerte, real, representativo, no se opone a democracia pero solo se puede lograr si el diseño del sistema de elección es el apropiado.
Como decía al inicio, el proceso de debate de Estatutos de VOX me recuerda a la Transición política del 75 al 78. Suele ocurrir que abundan, en estos procesos, quienes prefieren las sinuosas confusiones a la claridad. Es lo de siempre, se producen tensiones entre quienes prefieren primero el poder y luego ya veremos qué pasa con los principios y los que quieren asegurar primero los principios y luego trabajar para lograr el poder. Conviene recordar, y el PP es un ejemplo, que si abandonas principios por el poder acabas sin poder ni principios. Y para aclarar y asegurar los principios es necesario una estructura política que garantice la gobernabilidad, la transparencia y control del poder.
Ocurre sin embargo que en la propuesta de estatutos de VOX hay una fórmula de consenso para la elección del Comité Ejecutivo Nacional en la que nos encontramos dos urnas, una para elegir 6 en lista cerrada y otra para elegir 6 en lista abierta. Ya es un error el número par, pero mucho peor es obligar al afiliado a votar a ciegas, esto es, sin saber qué puede salir de esa votación. Por tanto, me ha parecido estupenda la enmienda al artículo 23 propuesta por Javier Román un afiliado que no pertenece a ninguna de esas corrientes tan interesadas como tóxicas y que, sin interés alguno en defender cuotas de poder de las diferentes corrientes, asegura un gobierno unido y transparente. 
La enmienda propone elegir un gobierno de 12 en lista cerrada y urna única, lo cual permite un gobierno fuerte para evitar divisiones en el partido y en el CEN. Es el sistema más transparente pues los afiliados conocen de antemano quiénes serán todos los integrantes del CEN, mientras que con el sistema mixto propuesto con dos urnas, pueden coincidir en el CEN personas enfrentadas, lo que genera luchas e infiltración que impedirán el buen gobierno según el sentir de la mayoría de afiliados. Es esencial para la supervivencia de VOX que el equipo de gobierno esté unido y que se eviten tanto divisiones dentro del CEN como divisiones territoriales. De esta forma se puede conseguir uniformidad en toda España que nos parece fundamental teniendo en cuenta que somos un partido que estamos en contra de las autonomías y a favor de la unidad nacional. Pueden presentarse todas las listas; el sistema asegura por tanto la democracia.
Los argumentos son claros y además, sanos. Sin intereses particulares. El resto de propuestas, en cambio, y se ve en los debates en foros como VOX HABLA, siempre habla de reparto del poder o de intereses de alguna corriente. Os invito a argumentar en este debate y, si lo veis tan claro e importante como yo, os animo a apoyar esta enmienda que necesita 150 votos para poder ser defendida en la Asamblea del 26 de julio.
Os dejo un par de enlaces interesantes, sobretodo para los afiliados a VOX:



miércoles, 9 de julio de 2014

Sobre las movidas internas en VOX...

Es una de las frases más profundas lanzadas por Santiago Abascal en sus aplaudidos discursos durante la campaña electoral para las elecciones europeas: VOX no es como los demás partidos, no es un fin en sí mismo, sino un medio... Un medio, efectivamente, para muchas cosas buenas.

Un medio, esto es, todo lo que no es un fin en sí mismo, se nos presenta como bueno en tanto en cuanto conduce a fines buenos. Por ejemplo, la tecnología ha facilitado mucho la comunicación y, en la medida que facilita puntos de encuentro entre las personas, es maravillosa. Pero también ocurre que, con tantos medios para facilitar la transmisión de la información, acabamos por despistarnos en la confusión de Babel. De la misma forma, la democracia interna no puede suponer acabar con el gobierno o el liderazgo, imprescindibles en toda tarea común que pretenda llegar a buen puerto...

Desde hace semanas ha saltado a los medios las tristes luchas internas entre los militantes y entre los líderes de VOX y surgen grupúsculos empeñados en tirar por la borda el inmenso trabajo que ha permitido lograr 245.000 votos si no se imponen sus exigencias. Por supuesto que VOX tiene cosas que mejorar, aquí hemos hablado de ello. Pero algunas veces parece que para algunos la democracia interna es un fin más que un medio para tener un partido ordenado, unido y con un fuerte liderazgo que evite la confusión que vivimos.

No he entrado en ninguna de las batallas internas. Cuando me piden que me posicione, a todos digo lo mismo que dije analizando el resultado del 25 de mayo: necesitamos una renovación y mensajes claros y sin complejos. En VOX hay gente de sobra y con mucho nivel para sumar con fuerza alrededor de un líder fuerte que nos represente y anime.

He tenido el placer de reunirme con muchos militantes preocupados que quieren que de una vez se resuelva la situación para ponerse a trabajar por una organización que sea capaz de hacer propuestas a los españoles. También hablo con muchas personas que esperan a que todo se clarifique para decidir si finalmente se afilian al proyecto.

Las organizaciones han salido siempre reforzadas de sus peores crisis cuando han vuelto a su raíces, esto es, a nutrirse de sus primeros pasos. Hoy más que nunca todo militante de VOX debe releer el Manifiesto Fundacional para renovar la ilusión, comprometerse con sus principios y trabajar por lo que de verdad importa.

Un partido que proclama con fuerza la unidad de la Nación no puede ser pasto de las rencillas personales. A todos pido reflexión. A todos pido unidad. A todos pido que demuestren su patriotismo. Son absurdas las batallas internas que pretenden repartirse un pastel que aún no tenemos. La política es una tarea compleja que necesita, contracorriente, la humildad del que viene a servir a los demás. En eso consiste el liderazgo.