jueves, 21 de agosto de 2014

Perseguir cristianos...

Esta noche no he parado de darle vueltas a las palabras del obispo de Mosul, Irak, que nos advertía de que "nuestro sufrimiento es el preludio del que llegará pronto a los cristianos occidentales". Como una terrible pesadilla, en mi mente se dibujaban degollaciones en nuestras calles y en nuestros parques veía violaciones de niñas en las que los mercenarios del Estado Islámico eyaculaban también su odio... Sólo podía tranquilizar esos pensamientos rezando por todas las personas que están sufriendo en Irak y otros muchos lugares por causa de su fe. Bienaventurados...

Y pensaba... ¿Acaso también aquí no hay una forma menos violenta pero muy eficaz de persecución constante al cristianismo? ¿Acaso el cristianismo puede dejar de ser perseguido? Hay palabras de Cristo que hablan de enfrentamientos por su causa y también otras en las que bendice a los perseguidos...

¿Acaso nuestras sociedades del relativismo tienen alguna fuerza para defenderse de esta locura sin afianzar sus propios cimientos culturales? ¿Acaso podremos defendernos cuando aquí se permite la muerte masiva de otros seres humanos, los más indefensos, y algunos se enriquecen con ello? ¿No es aquí donde se jalea a esas mujeres horrendas que unos días aparecen desnudas e histéricas encadenadas a una Cruz y otros agrediendo a un obispo? Aquí también somos perseguidos mediante la burla y las leyes... Un amigo francés me dijo hace un par de años: "en España aún se ataca a la religión católica y eso es bueno, porque luego llega lo peor, que es lo que ocurre en Francia: los católicos somos considerados pobres locos marginales"...

¡Cuánta es la hipocresía del buenismo progre que reinventa la historia hablando de pacifismo o de convivencia de culturas y siempre denigrando la gran obra cultural y social de la Iglesia! ¿No habría que empezar a estudiar a fondo los ocho siglos de combate de nuestros antepasados para comprender por qué lucharon contra los que hoy vuelven a hablar de conquistarnos para expandir su siniestro califato? Pero nuestros gobiernos siguen financiando nuestro suicidio y colaborando en la demolición de toda una historia y toda una tradición. Ahí vemos al precipitado Nobel de la Paz asediado por sus castillos de naipes desmoronados: el mundo con más guerras y el racismo en casa porque aún no ha comprendido que cada mentira hace estallar los odios y cada estrategia equivocada es el mejor arma de tu enemigo.

La Paz es un reto que exige esfuerzo y no basta para lograrla el buen deseo de nuestra egoísta comodidad. El islamismo que quiere imponerse desde el Estado Islámico no es una religión ni ellos siguen en esa edad media negra y cruel inventada por los falsificadores de la historia que creen que hoy la humanidad es superior. El islamismo es una forma política totalitaria que se organiza con la excusa de una fe religiosa. Y el totalitarismo político, disfrazado con tantas grandes ideas se suele aderezar de muchas maneras pero su raíz es común, hablemos del socialismo, del nacionalismo, del nacionalsocialismo o del Islamismo: Dios es el Estado, el dictador es Dios.

Urge una profunda reflexión sobre nuestra historia y nuestra cultura cristiana. Tenemos que reforzar nuestros cimientos y protegernos espiritualmente porque las palabras del obispo de Mosul son tan impactantes como ciertas. No habrá ninguna regeneración sin atender a las ideas, a los principios y a sus fuentes. Recuerdo que un amigo me dijo que la crisis moral del mundo occidental se ve de forma clara porque apenas ya nadie está dispuesto a dar la vida por nada ni nadie... Y antes de este enorme deber social de regeneración debe asumirse también un reto personal de transformación. Es urgente.



lunes, 4 de agosto de 2014

Pujol, un fruto más de la partitocracia de la Transición

Sonroja ver cómo la prensa nos está vendiendo el falso descubrimiento de la fortuna de los Pujol. Porque desde los inicios de la democracia, y antes su familia, Pujol con su separatismo ha sido una máquina de robar y se sabía perfectamente. Sonroja la vergüenza que produce leer hoy un medio que lo nombró "Español del año" justo cuando la estafa de Banca Catalana tuvo que taparse con 300.000 millones de pesetas del Estado, esto es, de todos los españoles. Sonrojan también las náuseas de esa otra prensa que a la vez que denuncia los escándalos nos siguen vendiendo los logros de la Transición, como si la corrupción no fuera el fruto más natural de un sistema perfectamente organizado para robarnos.

Ya comentamos aquí, hace casi un año, un libro que explica muy bien la historia del nacionalismo catalán desde la Transción, Los Muros de Cataluña, que conviene tener presente. Porque se ha tardado demasiado tiempo y no se ha actuado precisamente por amor a España, para defender la unidad de la nación, sino por puro interés electoral. Este domingo, Jiménez Losantos en Libertad Digitial daba en el clavo: Rajoy  quiere resucitar el Pujolismo en vez de enterrarlo... Los movimientos recientes del superviviente Duran, que ya nos venden como la necesidad de ese nacionalismo moderado, refuerzan la tesis de que vamos camino de una nueva edición de los pactos de la Transición...

No viene a cuento, más bien resulta indignante, que los que han estado lavando el cerebro a los ciudadanos durante décadas, a través de la política mediante su prensa y periodistas serviles, se escandalicen de unos hechos de los que son todos -periodistas, jueces, políticos, banqueros y empresarios- cómplices, por acción, por omisión y por ocultación. Lo ha dejado meridianamente claro la juez Margarita Robles: "cuando ocho magistrados quisimos investigar a Pujol hace años nos lo impidieron". Con razón se preguntaba un columnista de La Gaceta si cada Autonomía tenía su familia Pujol. Y más de una, sin duda...

Pujol, cuya corrupción se saca ahora para intentar parar a Mas -como si así se pudieran rescatar los miles de cerebros educados en el odio a España- es un fruto ejemplar del sistema que padecemos: la partitocracia corrupta coronada. Y tómense esto en serio, porque con la excusa de arreglar el desastre, preparan más dosis de consenso. Si no queremos las consecuencias de la Transición, vamos a tener taza y media de apaño. Porque está todo más que pactado: alguien me recordaba hoy que lo que estamos viendo era lo que hace meses Rajoy, el gallego, quería decir cuando dijo que todo se iba a solucionar. 

Y al final, uno se queda con el desasosiego que genera la conversación con gente que se supone informada... ¡Cuán eficaz es la propaganda, que no prensa, del régimen! La economía va viento en popa -no han leído a Centeno hoy en Cotizalia- y Rajoy con el CNI se ha cargado la amenaza separatista... Ya, ya... Algunos están dispuestos a creer posible que de un árbol malo pueden nacer frutos buenos cuando acaba de caer el fruto podrido de Pujol, como reflejo clarísimo del Estado de la corrupción surgido de los pactos de la Transición...


sábado, 2 de agosto de 2014

La lluvia del norte en verano...

La lluvia del norte en verano es un regalo. 
A veces llega de pronto, otras anunciándose con cielo aborregado y viento del oeste. 
La lluvia del norte en verano es una bendición que mantiene la hierba verde y rompe la monotonía de los veranos insoportables que impiden el descanso...
Todo se hace más lento y hay que cambiar los planes. Los niños descubren otros juegos y los mayores aprecian el placer de encerrarse a leer.
En cierto modo, todo se hace más triste. O nostálgico. O no, que lo llamamos así porque ya no nos gusta el silencio. A veces el silencio nos obliga a hablar con nosotros mismos de otras cosas. 
Exacto, la lluvia también es silencio. Nadie en las playas, nadie en las calles. 
Cuando se hace de noche, aún se oye más la lluvia. No porque caiga con más fuerza, sino porque todos descansan y dentro de casa se sienten de cerca las gotas que se estrellan en las viejas tejas.
Hace fresco. 
Uno tiene tiempo para reflexionar sobre las preocupaciones y aprovecha para ordenar los temores. Gracias a esa lluvia del norte en verano, en vacaciones, podemos recordar lo que verdaderamente importa y lo que nuestras manos deben acariciar. Así, quedan aparcadas las nimiedades que intentan quitarnos la paz.
La lluvia limpia el aire y también las almas que se escuchan cuando se impone el silencio. Somos conscientes de lo que echamos de menos y recordamos que necesitamos lo que nosotros mismos nunca podremos procurarnos.
La lluvia del norte en verano es un regalo pero casi todos buscan el buen tiempo asegurado porque a casi nadie le gusta el silencio...
Que llueva hasta el amanecer, que necesito soñar...
Buenas noches.


viernes, 1 de agosto de 2014

¿Quién y por qué quiere destruir VOX?

Evidentemente, dado lo que está ocurriendo, hay que hacerse la pregunta. Más aún cuando los afiliados de a pie asistimos atónitos a decisiones que no comprendemos. El escándalo es mayúsculo: el Presidente provisional del Comité Ejecutivo de VOX, Jose Luis González Quirós, que destacó hace días por publicar un ataque contra una de las enmiendas –aquí lo comentamos-, ha enviado un email a todos los afiliados para explicar que los nuevos estatutos, recientemente votados en una asamblea específica a tal efecto, “son contradictorios, necesitan escribirse de nuevo y someterse otra vez a votación por no cumplir los requisitos de los estatutos anteriores”. Porque temo que quieren retocar los estatudos votados para adaptarlos a los provisionales no votados y no los provisionales no votados para adaptarlos a los votados, lo cual sería lo único democrático...

González Quirós, que se retrató ya cuando como presidente, en vez de escuchar respetuosamente las enmiendas que los afiliados iban poniendo a los estatutos propuestos por los dirigentes provisionales del partido, cargó públicamente contra una de las enmiendas, precisamente la más votada por los afiliados, la de Luz Trujillo que perseguía un sistema presidencialista para evitar y prevenir crisis internas como la que vive el partido.  Si la enmienda no hubiera arrasado en la asamblea, probablemente ni González Quirós ni sus colaboradores hubieran buscado todo tipo de recovecos legales para intentar anularla. A nadie se le escapa que apelar a normas provisionales no votadas y a posteriori –cuando el resultado no les satisface- es un tecnicismo que no puede ser superior al deseo de lo que han votado los afiliados. Así, han recurrido a todo tipo de arbitrariedades, una tras otra hasta que han logrado doblegar a los defensores de la democracia, para intentar anular lo que la mayoría de afiliados hemos refrendado. Porque si el procedimiento no era correcto o había enmiendas incoherentes, ¿por qué no dijo nada antes de la asamblea? Curioso...

A mi se me escapaba todo esto, porque yo, que soy ingenuo, no era capaz de entender el apego al poder, ni las trampas de quien dice respetar la democracia, ni las intromisiones de quien se dice liberal. Pero claro, uno ha visto aquí, por fin, otros intereses... Uno tiene datos, información. Uno puede llegar a saber e, incluso, puede llegar a descubrir lo que se pensaba inexistente.

Resulta que aquí no hay solo una lucha de poder –lo cual puede ser natural- ni aquí hay una cuestión generacional –lo cual es humano-. Aquí hay un intento muy claro, y no solo desde el interior del partido, de neutralizar a VOX para evitar que se convierta en la verdadera derecha que no debe existir en la partitocracia corrupta surgida de los pactos de la Transición. La Historia se repite, sin duda. Sabemos bien de lo que hablamos. Es evidente que un liderazgo fuerte, que hoy solo puede encarnar Santiago Abascal, por pura lógica, podría impulsar al partido más allá de lo que el sistema está dispuesto a consentir. No en vano, un presidente de importante compañía del Ibex afirmaba hace poco, que necesitamos un Podemos de derechas. ¿Y mediante cuál sistema se ha organizado Podemos? Lean a Almudena Negro y tomen nota... Me parece que algunos afiliados a VOX, y no dudo que con buena intención, se han metido un gol en propia meta: Casta 1-VOX 0.

Por si fuera poco, otros intereses que se creen dueños de lo que ellos han decidido que es ser liberal en España, cosa que desconocen totalmente –y por eso prostituyen el término- porque ignoran las implicaciones del vocablo bien contextualizado en la Historia de España, creen que sólo es posible articular una alternativa sin principios morales si solo hablamos de economía y de su gestión, incluida la corrupción pero olvidando otras cuestiones fundamentales para la gran derecha políticamente huérfana en España desde hace décadas, esto es: la defensa de la vida y de la familia, la unidad de la Nación, la admiración a nuestro pasado y respeto profundo a los que dieron su vida por España. Tales, que son en el fondo tan materialistas como los socialistas, ignoran que sin regeneración moral jamás lograremos regeneración política y mucho menos una sana economía. Pero estos, sobretodo, son peperos sin reciclar para los que todos los problemas humanos se reducen a impuestos y gasto público. VOX, como ha dicho Pío Moa, fracasará si aspira a ser un PPbis.

VOX sigue siendo una gran oportunidad, y por eso, toda la tropa de infiltrados y enredadores, con la ayuda de ciertos dirigentes, unos miopes que no se enteran y otros malvados que ponen en un segundo plano las emergencias de los españoles, siguen alimentando la ruidosa confusión que debió haber quedado silenciada por los votos del pasado día 26 de julio.

Es realmente deplorable que decenas de afiliados hayan entrado en batallas ridículas sin entender bien las claves de la guerra. No son unos u otros: se trata de que VOX no sea lo que debe ser porque en el consenso de la partitocracia coronada no puede ni debe existir una derecha nacional. Aunque algunos no lo entiendan, Podemos, esa izquierda manipulable, siempre será bienvenido por monarcas, grandes empresarios y magnates de los medios pero no así un partido de derechas de verdad y por eso crítico con el Estado de la corrupción, que jamás será invitado a la orgía en la que se vende España, por supuesto de acuerdo con los nacionalistas. Algunos no lo entendieron, otros siguen sin entenderlo y ya es demasiado tarde para explicarlo: los resultados son patentes.

Respecto a VOX, esperaré a ver si se confirma esto que les cuento, pero me temo lo peor y llega el hedor de la traición. A uno empieza a pesarle haberse embarcado en una tarea que desde el principio –aunque quisimos perdonar demasiado- nacía con muchos pecados. Ayudaré en todo lo que pueda, pero contra lo que se nos oculta poco puedo hacer. Allá los que creen que hoy en día se puede jugar con la voluntad de la gente libremente expresada... Allá los que mientras prometen democracia interna intentan cambiar los resultados de las urnas. Allá los que prometen regeneración y siguen viviendo de sus trampas... Allá los que creen que se puede engañar sobre cuestiones vitales o sagradas... Una frase de Juan Manuel de Prada me ha dado mucho que pensar estos días: “Los que se mueven por intereses sienten pánico ante quienes se mueven por principios”, pero no parece notarse...

En los días previos al 20 de septiembre, a medida que los días se acortan anunciando el otoño, comprobaremos si VOX queda confundido entre las tinieblas de un adelantado invierno o, por el contrario, un milagro nos sorprende iluminándonos, con mucha anticipación,  una nueva primavera.

viernes, 25 de julio de 2014

PERDIDOS, un libro para encontrarnos

Comentarios al libro PERDIDOS, de Cristina Martín Jiménez, editorial  Martínez Roca-Planeta, Madrid 2013.

¿Quién maneja los hilos del poder? Los planes secretos del Club Bilderberg, se subtitula PERDIDOS, un libro que se lee de forma rapidísima, por lo ameno de su escritura y por lo interesante de su relato. Y eso que ya había leído varios libros sobre el selecto Club que aspira a controlarlo todo y sobre sus proyectos para un Gobierno Mundial.

El libro de Martín Jiménez es distinto porque es una continua pregunta adecuada para buscar respuestas correctas. Es más una reflexión personal profunda que un suministro de datos y documentos. El libro es sobretodo una invitación a pensar. ¿Qué ocurre, cómo manipulan, qué pretenden y cómo quieren lograrlo?

PERDIDOS parte de la tesis de que la crisis financiera es una fase más de un plan para la guerra total que permitirá a los magnates hacerse aún más poderosos. El libro identifica personas y cargos, por encima de las ideas, y las conecta en ese entramado siniestro que juega al Monopoly con el mundo y con nuestras vidas.

Lo que más me ha gustado de PERDIDOS es la constante llamada de atención, el intento que realiza por despertar conciencias, la pasión con la que la autora sale del papel a cogernos de las solapas para decirnos con poderosa voz: ¡muévete, tienes que actuar! Así, el libro, después de demostrarnos las nefastas consecuencias de contubernios y conspiraciones, acaba por recetarnos un plan para cambiar los planes de los poderosos:

Comprométanse, sean coherentes, luchen. Protejan sus familias, son el principal enemigo del poder que necesita destruirlas para acabar con los individuos libres. Aprendan a comunicarse, dialoguen, cojan lo que une. Lean, estudien. En fin, combatámosles distinguiendo la verdad de la mentira, el bien del mal.


Una lectura muy recomendable para el tórrido agosto. Feliz verano.