domingo, 22 de febrero de 2015

Yo fui masón, recomendable libro de actualidad



Comentario al libro de Maurice Caillet, Libros Libres, Madrid 2008.

(La Masonería al descubierto, recomiendo leer esta reseña sobre el mismo libro, de Carmelo López-Arias, publicada hace años en El Semanal Digital).



Anoche terminé un breve libro de total actualidad, muy interesante, un testimonio personal de un alto funcionario francés, médico, afiliado al Partido Socialista y miembro destacado de la Masonería francesa que acabó convertido a la fe católica de una manera sorprendente a finales del siglo XX y que ahora dedica su vida a hacer el bien a los demás,  aplicando sus conocimientos médicos y su experiencia vital a ayudar a decenas de personas que precisan salud de cuerpo y alma...

Este médico, director de una importante clínica, divorciado, se hizo miembro de una logia y logró rápidos ascensos profesionales gracias a los hermanos masones, entró en política y colaboró activamente con las políticas que introdujeron el aborto en Francia. El doctor Caillet vivía con una enfermera de su hospital de la que se había enamorado. La enfermera comenzó a padecer graves úlceras intestinales que no se podían curar y tuvo que dejar el trabajo. La enfermedad se agravaba y pidió a su pareja que le llevara a Lourdes. El médico, racionalista, accedió sin darle importancia,  ya que no podía creer en nada sobrenatural, nunca había recibido formación cristiana ni el bautismo y jamás podría aceptar los conocidos milagros de la Virgen. Ella, en cambio, había sido educada en la fe aunque apenas practicó nunca la religión. Mientras ella se bañaba en las piscinas del agua de Lourdes, él entró en la Iglesia con curiosidad; inmediatamente se manifestó Dios removiendo su interior con una propuesta impactante:

-Yo puedo curarla, pero ¿qué vas a hacer tú por mí?

Hubo trato y la conversión fue inmediata. Desde entonces el doctor se fue alejando de la Masonería comprendiendo la incompatibilidad de su fe con los postulados racionalistas y relativistas de los masones. Logró resolver sus problemas con el Derecho Canónico para poder casarse con su amada enfermera, que había sido curada el día de su conversión. En la boda ella le confesó que mientras tomaba el baño en las aguas milagrosas pidió a Dios por la conversión de su amante.

El matrimonio dedica sus vidas a trabajar para ayudar a madres embarazadas evitando abortos y a investigar sobre la correlación entre la salud del alma y del cuerpo. Para ello fundó un centro médico que busca resolver las enfermedades físicas causadas por desórdenes morales o graves disgustos, cosa realmente apasionante y que no podemos negar que suele producirse. Además de todo ello, el doctor Caillet ha escrito numerosos libros para explicar su itinerario vital, su conversión y qué es realmente la Masonería, sus objetivos de poder mundial y la incompatibilidad entre el cristianismo y la pertenencia a las logias. Conclusión: un libro muy recomendable en estos tiempos en que parece que van ganando quienes aspiran a imponer el nuevo totalitarismo mundial del relativismo.

10 comentarios:

  1. No hay ninguna incompatibilidad entre el cristianismo y la masonería. El problema lo tiene el catolicismo exotérico (que usted debe profesar) con el cristianismo esotérico (una de las piedras angulares sobre las que descansa el templo masónico). Su artículo se parece a aquéllos que escribían (bajo seudónimo) sus admirados Francisco Franco y Carrero Blanco. Ser, como usted se muestra, un masonofobo no es ser un buen cristiano; es ser un buen nacional católico. Aprenda de la masonería inglesa antes de seguir escribiendo más dogmáticas e intolerantes estulticias de frikifacha. Fdo. Juan de la Cosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vete a "rezar" al Gran Arquitecto y no trates de contaminar este blog que sólo busca el patriotismo y la sensatez...ah, y de paso diles a tus colegas del delantal que dejen de conspirar contra la nación española.

      Eliminar
    2. Qué va hombre, lo contaminas tú monaguillo onanista...

      Eliminar
  2. Usted debe profesar la exquisita tolerancia masónica... Cuando tenga tiempo lea el libro y argumente. Que le haya irritado mi artículo sobre un libro demuestra el valor de mi trabajo. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Calle, sacristán de vía estrecha.

      Eliminar
  3. Oye, Blas, no te quejes que a ti te dice Sacristán y a mi monaguillo...jejejeje. Pero que obsesión tienen estos aprendices de masones contra el catolicismo y contra la nación española. Este ya se habrá ganado el mandil, por lo menos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caballero, de qué se asombra? Desconocía que en la carrera de meapilas habían grados (como en el Arte Real)? No sea envidioso, qué ya verá como alcanzan los dos respectivamente: el de palanganero del Padre Mundina y criado (o sor Citroen) del Padre Apeles. :))) Así sea.

      Eliminar
  4. Que yo sepa, grados sólo existen en su secta.

    ResponderEliminar
  5. En el PP varios podrían escribir un libro titulado de igual manera ya que es un partido con masones(según Ricardo de la Cierva) y que además practica una política masónica.

    ResponderEliminar
  6. Como se ha sulfurado el Hijo de ...la Viuda.

    ¿Ladran?, es que cabalgamos.

    ResponderEliminar

Por favor, deja tu comentario y valora esta entrada, tanto si estás de acuerdo como en desacuerdo.