viernes, 15 de octubre de 2010

15 OCTUBRE, SANTA TERESA: LA AUTENTICA REFORMA CATOLICA

Por apenas 5€ os animo a leer su vida...Os he buscado link, está a la izquierda.

Nace Teresa en Ávila el 28 de marzo de 1515.  Su época pudo ser más difícil para la Iglesia que la nuestra. A los dieciocho años, entra en el Carmelo. A los cuarenta y cinco años, para responder a las gracias extraordinarias del Señor, emprende una nueva vida cuya divisa será: «O sufrir o morir». Es entonces cuando funda el convento de San José de Ávila, primero de los quince Carmelos que establecerá en España. Con san Juan de la Cruz, introdujo la gran reforma carmelitana. Sus escritos son un modelo seguro en los caminos de la plegaria y de la perfección. Murió en Alba de Tormes, al anochecer del 4 de octubre de 1582. Pablo VI la declaró doctora de la Iglesia el 27 de septiembre de 1970.
La Reforma: La Orden del Carmelo había venido a menos, como tantas otras órdenes religiosas, en el rigor de sus primeros tiempos. Santa Teresa ingresó en la Orden del Carmelo con la vigencia de la última regla, y su intento fue poner en vigor la aprobada por el Papa Inocencio IV, es decir, devolver a la Orden carmelitana su brillo y esplendor a través de su austeridad. En esto consistió la reforma del Carmelo. No era tarea sencilla, sino dificilísima, y para la que se requerían unas dotes excepcionales de virtud e inteligencia. Había que imprimir un nuevo espíritu en la regla, y los estados de ánimo no se imponen. Tuvo que vencer insuperables obstáculos, en los que se vio bien patente la mano de Dios. Para estas reformas no valen palabras ni recomendaciones; vale, como la santa hizo, fiarlo todo en Dios, andar mucho por esos campos de España y luchar con un encendido tesón de iluminada, soportando la burla, la envidia, la calumnia, la mentira.
¡Cuánta actualidad eterna en esto que acabamos de leer! La Iglesia, los católicos, debemos estar siempre en auténtica Reforma, mirando a nuestras raíces, al fundamento, teniendo siempre en mente (qué bien me vienen a mí ahora) estas palabras de la genial Santa:


Nada te turbe, nada te espante todo se pasa,
Dios no se muda, la paciencia todo lo alcanza,
quien a Dios tiene nada le falta sólo Dios basta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, deja tu comentario y valora esta entrada, tanto si estás de acuerdo como en desacuerdo.