viernes, 25 de julio de 2014

PERDIDOS, un libro para encontrarnos

Comentarios al libro PERDIDOS, de Cristina Martín Jiménez, editorial  Martínez Roca-Planeta, Madrid 2013.

¿Quién maneja los hilos del poder? Los planes secretos del Club Bilderberg, se subtitula PERDIDOS, un libro que se lee de forma rapidísima, por lo ameno de su escritura y por lo interesante de su relato. Y eso que ya había leído varios libros sobre el selecto Club que aspira a controlarlo todo y sobre sus proyectos para un Gobierno Mundial.

El libro de Martín Jiménez es distinto porque es una continua pregunta adecuada para buscar respuestas correctas. Es más una reflexión personal profunda que un suministro de datos y documentos. El libro es sobretodo una invitación a pensar. ¿Qué ocurre, cómo manipulan, qué pretenden y cómo quieren lograrlo?

PERDIDOS parte de la tesis de que la crisis financiera es una fase más de un plan para la guerra total que permitirá a los magnates hacerse aún más poderosos. El libro identifica personas y cargos, por encima de las ideas, y las conecta en ese entramado siniestro que juega al Monopoly con el mundo y con nuestras vidas.

Lo que más me ha gustado de PERDIDOS es la constante llamada de atención, el intento que realiza por despertar conciencias, la pasión con la que la autora sale del papel a cogernos de las solapas para decirnos con poderosa voz: ¡muévete, tienes que actuar! Así, el libro, después de demostrarnos las nefastas consecuencias de contubernios y conspiraciones, acaba por recetarnos un plan para cambiar los planes de los poderosos:

Comprométanse, sean coherentes, luchen. Protejan sus familias, son el principal enemigo del poder que necesita destruirlas para acabar con los individuos libres. Aprendan a comunicarse, dialoguen, cojan lo que une. Lean, estudien. En fin, combatámosles distinguiendo la verdad de la mentira, el bien del mal.


Una lectura muy recomendable para el tórrido agosto. Feliz verano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, deja tu comentario y valora esta entrada, tanto si estás de acuerdo como en desacuerdo.