domingo, 5 de septiembre de 2010

LA ACTITUD DEL SABIO HUMILDE

  Poco a poco, con ejemplos, vamos trazando las líneas maestras de este blog. Son sencillas, son pocas. Así sabéis claramente por donde vamos a ir. No queremos confusión. Se trata de aportar, con visión actual, ideas de siempre. Ideas que nos sirvan. Ideas ya pensadas, ya maduradas. Nos fiamos más de otros de antes que de novedades de alto riesgo.

  Vamos a ir aprendiendo. Con lo que aprendamos intentaremos encontrar nuevas soluciones a antiguos problemas. No tenemos ideas fijas extraídas de un compendio ideológico de doctrina política.
  La actitud es, más bien, la del segundo sabio (sabio en el sentido del que sólo sabe que no sabe nada) de los versos de La Vida es Sueño. Otra vez Calderón, otra vez el Teatro…

Cuentan de un sabio que un día,
Tan pobre y mísero estaba,
Que sólo se sustentaba
De unas hierbas que comía.
¿Habrá otro -entre sí decía-
Más pobre y triste que yo?
Y cuando el rostro volvió
Hayó la respuesta, viendo,
Que otro sabio iba cogiendo
Las hierbas que el arrojó.

  No dejemos de buscar las hierbas que otros han dejado en el camino. Vamos a recogerlas con mimo, nos pueden servir de alimento. Una actitud humilde. Aprendamos y no experimentemos con novedades que no tienen base suficiente para aportarnos seguridad.
  Dejo para mañana otra línea maestra, otra guía…Será sobre el enfoque que vamos a dar a los problemas. Vamos a ir al núcleo de los temas…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, deja tu comentario y valora esta entrada, tanto si estás de acuerdo como en desacuerdo.