jueves, 18 de noviembre de 2010

¿HA HABLADO EL PAPA DE ECONOMIA EN SU VISITA A ESPAÑA?

Sí, como comenta el sabio economista Juan Velarde en ABC el pasado lunes 15 noviembre, en un inteligentísimo artículo, el Papa, en su viaje a España, ha dado toques de atención que tienen  que ver, profundamente, con nuestra crisis económica.
Ya hubo revuelo hace unos meses cuando un economista italiano católico importante, que ha tenido responsabilidades económicas bancarias a nivel mundial, afirmó, a raíz de la publicación de la Caritas in Veritate, que Benedicto XVI debería recibir el Nobel de economía, por haber sido el único intelectual que había sabido encontrar la verdadera  causa de la crisis financiera, que es, a saber, la corrupción moral del mundo occidental.
Evidentemente ahora, muchos han querido ver esta verdad. Porque es evidente que lo que nos pasa en economía tienen que ver con otros aspectos de la vida, como venimos advirtiendo en este blog desde hace tiempo.
Así, Velarde, da dos notas que tienen que ver con la economía y que el Papa ha subrayado en su visita reciente a España, donde, por cierto, se le ha tratado muy mal por los políticos y la prensa, no por el pueblo católico, como siempre. ¡Qué vergüenza compararnos una vez más con la elegancia del Reino Unido! ¡Qué recibimiento a todos los niveles!
Las dos notas que señala Velarde son, primero,  la denuncia que hizo el Papa del laicismo agresivo actual que ya se ha producido otras veces en España y, segundo,  los ataques del Gobierno a familia y la natalidad.
Recurre el Profesor a la Historia  y a los datos para  señalar los desastres económicos que provocan los ataques anticlericales a un pueblo en su mayoría cristiano (fuga de capitales, revoluciones, disminución de inversión extranjera, devaluación de la moneda).  Y el tema de la familia y la natalidad también es evidente económicamente, porque, la vida nueva encuentra su casa en este mundo áspero en el calor de la familia formada por un padre y una madre. Y no hay futuro económico despejado sin nuevas vidas: las grandes épocas de bonanza y confianza en el futuro suelen representar grandes booms de natalidad, con las ventajas económicas para el desarrollo que conlleva.
¡Qué claridad! A ver si en los medios  se le hace más caso al Papa en vez de ponernos  mil veces a cuatro catalanes con condones en la cabeza bailando delante del papamóvil…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, deja tu comentario y valora esta entrada, tanto si estás de acuerdo como en desacuerdo.